Empieza la primavera y el cuerpo (o por lo menos el mío) me pide comer más cosas crudas. El cuerpo es muy sabio, así que hay que hacerle caso. Por eso mismo, sentí que era el momento perfecto para hacer una tarta crudivegana y compartirla en casa con amigos y con mi pequeña Iris. ;)

Sigue leyendo "/> Empieza la primavera y el cuerpo (o por lo menos el mío) me pide comer más cosas crudas. El cuerpo es muy sabio, así que hay que hacerle caso. Por eso mismo, sentí que era el momento perfecto para hacer una tarta crudivegana y compartirla en casa con amigos y con mi pequeña Iris. ;)

Sigue leyendo ">

Iniciar sesión
¿Has olvidado la contraseña?

¿No tienes cuenta?

Regístrate
Inicia sesión para añadir productos a tus favoritos
¿Has olvidado la contraseña?

¿No tienes cuenta?

Regístrate
Inicia sesión para añadir productos a tus favoritos
¿Has olvidado la contraseña?

¿No tienes cuenta?

Regístrate

Carrito Compra

Añade artículos a tu carrito de compra.

Cheesecake crudivegano de Frambuesas & Anacardos

Cheesecake crudivegano de Frambuesas & Anacardos

Empieza la primavera y el cuerpo (o por lo menos el mío) me pide comer más cosas crudas. El cuerpo es muy sabio, así que hay que hacerle caso. Por eso mismo, sentí que era el momento perfecto para hacer una tarta crudivegana y compartirla en casa con amigos y con mi pequeña Iris. ;)

La repostería nunca ha sido mi fuerte aunque cada vez más, estoy probando hacer cositas dulces y los postres crudiveganos siempre me han llamado mucho la atención. Vale, sí, llevan un montón de frutos secos, pero al dejarlos en remojo, se activan y es la forma más sana de comerlos.  Si te tomas un pedacito (o dos) por lo menos no estás comiendo ningún tipo de harina refinada o azúcar. Los frutos secos son una fuente de grasas saludables (siempre y cuando los comas de esta manera y no salados o tostados), de proteína, minerales, vitaminas y fibra.

Así decidí hacer esta 'cheesecake' o lo que viene siendo, una tarta de 'queso' o mejor dicho, de anacardos con frambuesas. Muy primaveral. Al ver el resultado, me enamoré perdidamente y sentí que la repostería crudivegana es una tarea pendiente que tengo.

No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero los postres crudiveganos tienen el poder de eclipsar mis ojos, mucho más que cualquier otro tipo de repostería tradicional. Son muy llamativos, coloridos y bonitos pero lo mejor de todo, es que son 100% crudos.

Los anacardos son perfectos para hacer este tipo de postre, ya que son muy cremosos. Aunque siempre puedes reemplazarlos por almendras crudas (sin piel) o macadamias. El toque de la frambuesa, es increíble. No solo por el color aporta, si no por su intenso sabor. Si no os gustan las frambuesas o no tenéis, siempre las podéis reemplazar por fresas, por ejemplo.

Bueno, vamos al lio. Aquí tenéis los ingredientes:

INGREDIENTES

BASE

  • 1 taza de nueces crudas (sin tostar o salar) Puedes usar almendras también si prefieres.
  • 1 taza de dátiles (sin hueso)
  • 1 pizca de sal

 

RELLENO

  • 2 tazas de anacardos crudos remojados, previamente por lo menos 5h
  • El zumo de 2 limones medianos
  • 1 taza de aceite de coco ecológico y crudo (si está muy compacto, tendrás que derretirlo antes)
  • 1/3 de taza de sirope de agave crudo
  • 1 taza de frambuesas ecológicas

PREPARACIÓN

BASE

  1. Trituramos las nueces en un procesador de alimentos.
  2. Junto a las nueces, añadimos los dátiles y la pizca de sal. Si ves que los dátiles no están muy suaves, déjalos 5min en remojo con agua caliente. Trituramos todo hasta que obtenemos una masa pegajosa. Para saber si tiene la consistencía necesaría, intenta hacer una bolita, si se mantiene firme, ya la tienes.
  3. Coloca la masa en tu molde de forma homogénea con las manos. Te recomiendo engrasar antes el molde con un poco de aceite de coco.  Deja reposar mientras en la nevera.
  4. Lava bien tu procesador de alimentos, ya que volverás a necesitarlo para hacer el relleno.

 

RELLENO

  1. Retiramos el agua de los anacardos y los ponemos en el procesador, junto al zumo de los dos limones, el sirope de agave y el aceite de coco (recuerda, si está muy compacto lo mejor es que lo derritas en una olla), lo batimos todo bien. Si sientes que le falta un poco de agua, puedes añadirle un poco.
  2. Sacamos de la nevera el molde con la base y lo rellenamos con la mitad de la crema de anacardos. La otra mitad, la dejamos en el procesador y le añadimos las frambuesas. Batimos todo bien y añadimos esta última capa rosa a la tarta. ¡Listo!
  3. Mete la tarta dentro del congelador durante al menos 3h antes de consumirla. Tendrás que sacarla 30-40min antes de servirla.
  4. Puedes decorar la tarta con más frambuesas, coco rallado o nueces. :)

Si te animas hacerla, recuerda de etiquetarme o utilizar el hashtag #VeganExpedition para que pueda ver vuestras creaciones :D

View all Posts

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para más información.